Daredevil #297, 1991

Hoy vamos a hablar acerca de un número particular-la cual es la intención principal del blog a diferencia de posts verborráicos y predicantes- en este caso Daredevil #297 escrito por D.G Chichester con arte de Lee Weeks, un comic que de primera impresión no tiene algo especial que lo destaque mucho de un libro genérico y común, pero para este humilde lector si es especial por el simple hecho de ser uno de mis primeros cómics que compre y el cual leí de principio a fin centenares de veces. No fue mi primer libro de Daredevil puesto que poseía el número anterior a este(#296) desafortunadamente ese libro se perdió en el evento de “La gran limpieza del Hogar” del año 1992 si no me falla la memoria, así que no lo tengo tan presente como es este 297 titulado “La terminación de Typhoid”. Ya entrando en detalles con esta historia nos encontramos que esta escrito por Daniel G. Chichester(no me pregunten que significa la G porque no tengo ni idea) quien es quizás el segundo o tercer escritor de mayor importancia de Daredevil(Obviamente después de Miller y… ¿tal vez O’neil?) el es recordado mayormente de forma negativa por ser el autor del polémico “Fall from Grace” y de una forma mas positiva por la historia de “La caída de Kingpin” y que coincidentemente inicia con este número. La caída de Kingpin como fue titulada para la colección pero originalmente llamada últimos ritos o Last rites tuvo una duración de 4 números y sirve como contraparte de la legendaria trama “Born Again” de Frank Miller en el cual se invierten los papeles con Matt Murdock siendo aquel que quiere destrozar la vida de Wilson Fisk, por lo que no es sorprendente que la atmosfera en estos títulos es bastante oscura, muy propia del personaje, pero también muy propia de finales de los 80’s ejemplificado notablemente con el arte de Lee Weeks.

Imagen representativa de Daredevil, la época, la historia y el arte de Weeks

Gran parte del arte (¡rima!) y guiones de la época están obviamente inspirados por Watchmen y Batman, es decir historias oscuras y urbanas, dibujo mucho mas pulido, detallado y anatómicamente correcto eran la norma en ese pequeño lapso entre 1989 y 1991 poco antes de que surgiera el estilo que se volvió mas prominente en aquella década, en lo personal este tipo de estilo en el dibujo siempre me pareció excelente, quien sabe que serian del arte de los cómics actuales si se hubiera seguido en ese estilo, artistas inspirados en Bolland y Gibbons en lugar de Lee, Liefeld y McFarlane. Pero bueno, nos estamos desviando mucho del tema que nos compete que es la historia en si. El libro comienza con Daredevil yendo a molestar a Kingpin en su oficina como preludio a la venganza que planea y ejecuta durante estos 4 números, y parte de ese plan tiene que ver con el villano y argumento principal de este número: Typhoid Mary.  Oh Typhoid Mary con sus medias de red, sus katanas, su cara pintada y sus ridículas hombreras, seria injusto culparla únicamente a ella de volverme un chamaco precoz y un pervertido fetichista en mi vida adulta pero seguramente que en algo ella colaboro… en fin, Typhoid sirve por momentos como el remplazo de Elektra en la función de interés romántico/artista marcial rival/antihéroe dentro del mundo de Daredevil.

Este collage se encuentra amplificado y tapizando la sala de mi casa

En el contexto de la historia Typhoid (cuya primera aparición fue aprox. 40 números atrás) es la novia y/o mano derecha de Kingpin para realizar sus negocios sucios y eso la convierte en el objetivo principal de Daredevil para fastidiar a Kingpin. Matt Murdock se encuentra aun sufriendo las consecuencias de lo transcurrido en “Born Again”, es decir, esta desempleado, sin casa y sin novia(me acabo de percatar que yo también me encuentro en un momento post-born again) y para poder ejecutar su venganza decide que el mejor curso de acción es seducir a su oponente(Typhoid, no Kingpin, eso es parte de otra historia posterior “Daredevil: Winning the Fat man’s heart”) Daredevil obviamente posee un amplio conocimiento del tema de cortejo y sabe que usualmente incluye: interrupción de un crimen, persecución por los tejados, pelea de artes marciales , intento de beso, nueva persecución y finalmente beso apasionado, por lo que para evitar tan engorroso proceso Daredevil decide ser directo con Typhoid y cantarle directo sus intenciones lo que conlleva a la persecución por los tejados, pelea de artes marciales, intento de beso, nueva persecución y finalmente beso apasionado. Es bastante curioso que Daredevil siempre se encuentra inmiscuido en este tipo de situaciones, y es mas curioso que lo este siempre con viejas buenas* a pesar de que no las puede ver, no estoy diciendo que Daredevil sea superficial, con ese asunto de que carece del sentido de la vista es difícil acusarlo de serlo, solo digo que quizás utilizaría otro enfoque si sus sentidos aumentados y su “súper-radar” le comunicaran cosas como: “oigo y percibo como las gotas de la lluvia recorren su rostro, se desplazan por una enorme superficie que son sus mejillas, se detienen con lo que parece ser un exceso de vello facial para finalmente partirse en lo que puede ser o no una verruga”, pero nuevamente nos estamos desviando de la historia, que para no hacer la reseña aun mas larga termina con Daredevil enviando a Typhoid a un manicomio tras una noche de sexo (!), lo peor de esa escena en particular es que Typhoid no hace el mas mínimo intento de defenderse,  lo cual se me hizo muy extraño aun en ese entonces que leí por primera vez la historia, digo, Typhoid es el tipo de personaje que sin importar si esta desnuda y recién despertándose aun así tomaría sus katanas y las usaría sin empacho para escapar, pero en fin… el ultimo panel finaliza con Matt en el piso del baño de su amigo Foggy Nelson, llorando y lamentándose por lo que le hizo a Typhoid, un buen detalle de ese panel es que muestra los orines en el piso y en la orilla del excusado para darle un aire grotesco al lugar donde Matt  duerme al parecer todas las noches.

JAJAAJA ¿que pasa Daredevil? ¿puedes pelear a muerte con tus sentidos aumentados, pero no le puedes atinar al retrete? JAJAJAJA.

Lamentablemente el respaldo legal que utilice para la reseña no incluía los anuncios originales y los Bullpen bulletins para discutirlos,  ya será para otra ocasión y con otros cómics que tengo precisamente de ese mismo mes que podremos verlos, lo que si venia en el scan son las cartas de los fanáticos lo que sirve para ver la nula interacción que existía en esa época, obviamente eran otras momentos aquellos en los que un niño se tomaba su tiempo para hacer su carta y su dinero para estampillas para que penosamente lo único que recibieran de respuestas fueran 2 míseras líneas, al menos algo si ha mejorado esto desde esos tiempos.

¡Carajo Macchio! El niño(?) Scott te envió casi un ensayo entero y solo le contestas dos oraciones, ¿No se te acabo la tinta con esa respuesta? Además le respondes con una pregunta, ¿Qué clase de enfermo eres?

Para concluir, en retrospectiva este número si era algo genérico y solo adquiría algo de profundidad gracias a los números subsecuentes, pero aun así siempre tendrá un lugar especial en mi colección  por su valor nostálgico,  y yo pienso que es algo común en muchos fanáticos, en nuestra colección siempre habrá un libro que sin ser muy espectacular o sobresaliente su valor emocional es mucho mas grande que el de cualquier otro.

*No quería usar este termino, pero la búsqueda de sinónimos solo me devolvió “ancianas bondadosas”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reseña y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s